Cómo buscar trabajo por Internet

Piensa que, si no tienes en cuenta esta importantísima vía a la hora de hacerte un hueco en el mercado, perderás muchas opciones y te encontrarás en clara desventaja con el resto de las y los aspirantes.

¿Quién eres?

Darnos a conocer es el primer paso que debemos dar cuando buscamos empleo. Para presentarnos por medio de la red contamos con diferentes opciones.

Crea tu propia página

Diseñar tu propia página web e introducir en ella los datos de tu currículum para que cualquier persona pueda acceder a ellos, es relativamente sencillo. Así que deja de considerarlo un imposible y préstanos un poco de atención. Todos los servidores del mercado te ofrecen esta posibilidad, algunos de forma gratuita y otros determinando unas tarifas.

Según el precio que hayas de pagar, podrás contar con más o menos memoria (espacio virtual) para colocar tu página y promocionarte. Simplemente has de seguir los pasos que te marca el propio servidor y tener unos conocimientos muy básicos de alguno de los programas que permiten diseñar una página de estas características, como HTML o dreamweaver.

Utiliza las ya creadas

Si no se te da muy bien y consideras que perderás demasiado tiempo confeccionando tu web, puedes introducir tus datos en una serie de páginas especialmente creadas para recibir currículums y facilitar la información que le ha sido enviada a las diferentes empresas que en estos momentos están buscando una o varias personas con tu perfil.

Vuela tan lejos como quieras

Internet te da la posibilidad de cruzar fronteras en décimas de segundo y buscar trabajo fuera de tu país. A través de la red podrás informarte acerca de las posibilidades que tienes de trabajar en cualquier lugar del mundo. Recibirás información sobre cómo acceder al empleo, el reconocimiento de los títulos, las condiciones de trabajo y el acceso a la seguridad social, entre otras cosas.

Cursos de Formación

Además de facilitarte la búsqueda de empleo, a través de la red también puedes acceder fácilmente a los diferentes cursos de formación que las diferentes instituciones, tanto públicas como privadas, ofrecen a todas aquellas personas que puedan estar interesadas.

Recuerda: Internet puede convertirse en tu pasaporte hacia el triunfo profesional.

Ejercicios con gomas elásticas para mujeres

Muchas personas se sienten absolutamente desmotivadas como para enfundarse en ropa deportiva y acudir al gimnasio a “machacar” incansablemente el cuerpo.

A otras les aburre mucho perderse entre clases de coreografías que no alcanzan a coger nunca a la primera. Y otras tantas lo que prefieren es centrar sus ejercicios en las partes del cuerpo que más les preocupan de forma localizada.

Para las primeras, para las segundas y para las terceras, la solución se llama “banda o goma elástica”, también conocida con el nombre de rubber-band.

Ventajas del ejercicio con gomas elásticas

Lo ventajoso de este tipo de entrenamiento, queda claro, ya no sólo por la versatilidad del material, una goma de látex de más o menos un metro de largo y de unos 10 milímetros de ancho, sino por la versatilidad en lo que se refiere a ejercicios.

Una gran variedad de movimientos y un arma infalible para cartucheras, pectorales, bíceps, tríceps, abductores… para prácticamente todo todito el cuerpo. Atiende a sus ventaja:

  • Pueden utilizarse en casa por la comodidad y el equipamiento mínimo: sólo necesitas la banda elástica.
  • Aunque sus ejercicios pueden mezclarse con los de tipo aeróbico (saltos, movimiento que exige esfuerzo, coordinación y sudor) no es necesario.
  • Pese a lo que pueda parecer, son divertidas y permiten gran variedad de ejercicios.
  • Permiten la ejercitación localizada de músculos, por lo que su efectividad es mucho mayor.
  • Permiten resultados visibles con más antelación al deporte en general, en el caso de querer concentrar el esfuerzo en músculos muy concretos.
  • Son ideales para la rehabilitación y, de hecho, muchos fisioterapeutas las utilizan para sus pacientes.

Algunos consejos de ejercicio con gomas elásticas

Lo primero es que antes de empezar el entrenamiento, tengas en cuenta que aunque no se trata de ejercicio aeróbico (muchas veces, agotador) sí debes preparar el cuerpo con un mínimo calentamiento: sea o no aeróbico. Puedes correr unos minutos o bien realizar algunos estiramientos, lo que por cierto no te irá nada mal ya que permiten una localización más efectiva.

Asimismo, un factor a tener cuenta es la postura que adoptes. Eso no significa que debas estar rígida en todo momento, pero sí que tengas los músculos “a punto”, es decir, sometidos a una mínima tensión: glúteos firmes, brazos rectos, piernas mínimamente tensas… ya que lo importante es que el músculo trabaje y para ello ni mucho menos debe estar “flojo”.

Y, sobre todo, reitera los movimientos. Cada movimiento o ejercicio con la banda elástica debe repetirse en varias series y siempre procurando mantener la tensión que provoca la resistencia de la goma.

Ejercitar Piernas, brazos y glúteos gomas elásticas

Lo más fácil para empezar es que ates con un nudo los dos extremos de la banda elástica de manera que queden unidos.

Puedes entonces pasar la goma por los tobillos y, manteniendo una pierna quieta y apoyándote en la pared, levantar la otra pierna oblicuamente. Así notarás como la pierna que se levanta y el glúteo están en tensión.

Debes realizar este ejercicio reposadamente ya que de lo que se trata precisamente es de jugar con la resistencia que ofrece la banda al subir y la rapidez que ofrece al bajar. Así que, ya sabes, sube y baja la pierna con tranquilidad, jugando a parar cada impulso.

Un ejercicio que puedes reproducir para ejercitar tus brazos y de paso tus pectorales. Se trata de que intentes tensar la goma, situada ante el pecho, al máximo, así como subir un brazo manteniendo el otro inmóvil y haciendo ascensiones y descensos pausados.

Con tres días a la semana tienes más que suficiente. Pruébalo. Te convencerás. Porque los resultados son… visibles. Y sin agotamientos ni carreras sudorosas.

Cómo tener abdomen de lavadero en mujeres y hombres

¿Quién no quiere tener un abdomen plano, “de lavadero” y con los músculos bien marcados? Es una realidad que tanto hombres como mujeres deseamos tener el abdomen perfecto, lo que llamamos tener abdomen de lavadero; sin embargo, no siempre es fácil conseguirlo, sobre todo después de los 25 a los 30 años.

Analicemos un poco la evolución de un varón:

Pudiera ser que en la adolescencia y en su juventud, ya sea por herencia o por el ejercicio, el abdomen se mantenga bien planito, aunque casi siempre va a existir una pequeña «llantita» a nivel de la cintura, sobre todo en el área de la espalda baja.

Pero después de los 30 años o el matrimonio (lo que suceda primero), empieza a perderse el abdomen plano y la “lonjita” de la cintura comienza a crecer.

El abdomen en los varones

En el varón, el tejido adiposo no solamente se acumula por encima de los músculos abdominales sino que la grasa que “envuelve” a los intestinos también aumenta y ésta no puede retirarse quirúrgicamente. En algunas ocasiones, sólo se trata de grasa superficial (por encima de los músculos abdominales) y entonces se puede hacer una buena lipoescultura con excelentes resultados.

La “llantita” de la cintura en la parte baja de la espalda siempre se puede eliminar a través de lipoescultura. En resumen, en el varón hay que evaluar si el abdomen es candidato a una buena lipoescultura para tener un abdomen envidiable o hay que complementar el procedimiento con dieta y ejercicio.

El abdomen en los Mujeres

En el caso de las mujeres puede ser un poco más sencillo, ya que generalmente la grasa se acumula por encima de los músculos abdominales. Y es que el embarazo es prácticamente un parteaguas para la silueta femenina, pues durante el estado de gravidez se acumula tejido adiposo en las caderas.

Cabe mencionar que los músculos abdominales se pueden separar uno del otro en mayor o menor grado (son muchas las variables que influyen) por el bebé en crecimiento; pero después de resuelto el embarazo, por lo general, hay aumento de peso, separación de los músculos abdominales y mucha piel que sobra en el abdomen bajo; de manera que hay varias cosas por resolver.

En primer lugar se debe recomendar dieta y ejercicio para tratar de llegar al peso previo al embarazo y posteriormente evaluar si se puede manejar el abdomen sólo con lipoescultura, sobre todo si la mujer todavía quiere tener más hijos.

En caso de que decida no embarazarse de nuevo, entonces tal vez sea necesario hacer una abdominoplastía, procedimiento quirúrgico que consiste en retirar el exceso de piel, hacer un ombligo “nuevo” (aunque en realidad es el mismo), y “licar” o unir a través de suturas los músculos abdominales con la finalidad de tener otra vez un abdomen plano o, incluso, mejor que el que se tenía antes del embarazo, ya que también la cintura mejora mucho con este procedimiento.

En el caso de requerir solamente la lipoescultura, no cabe duda que es un excelente método para obtener un abdomen casi perfecto.

Cuando existe obesidad mórbida, más de 120kg, existen algunos procedimientos quirúrgicos (no realizados por cirujanos plásticos sino por cirujanos generales con el adiestramiento para hacer estas operaciones), que consisten en poner “grapas” especiales en el estómago, desviaciones de parte del estómago al intestino y otros procedimientos parecidos con la finalidad de perder peso.

Cualquiera de estos procedimientos debe ser debidamente evaluado y requiere de un equipo multidisciplinario, que incluya cirujano general, psicólogo o psiquiatra, y nutriólogo.

Después de perder de 30 a 50 kg aproximadamente, entonces el cirujano realiza lo que se conoce como cirugía bariátrica, en la cual se retira toda la piel que queda después de la pérdida de peso para que el paciente esté más confortable y no tenga piel colgante que le impida vestirse, nadar, correr, etc.

Siempre hay alguna buena opción para obtener un abdomen perfecto, tener abdomen de lavandero, solamente hay que acudir con la persona calificada que tenga la experiencia y el conocimiento adecuados.

10 consejos muy útiles para tener uñas y manos bellas

Las condiciones de sus manos son las grandes delatoras. Revelan muchas de sus virtudes y de sus defectos, sobre todo en lo que al cuidado de su apariencia se refiere.

Si usted quiere que sus manos «hablen bien» de usted, ofrézcales algunos cuidados fundamentales. No olvide que son las más expuestas a los elementos e indudablemente son las armas principales de nuestro cuerpo, por tanto merecen mucho cariño.

Diez consejos muy útiles para tener uñas y manos bellas:

  1. Para evitar que las uñas se «cuarteen» por el uso excesivo de removedor de uñas, detergentes, químicos y colores oscuros de barniz, córtese las uñas, aplíquese un barniz de uñas transparente y sobre éste dése un ligero masaje en cada uña con loción o aceite de vitamina E dos veces al día. No se las pinte durante 3 o 4 semanas.
  2. Si tiene las uñas muy frágiles o quebradizas, masajéelas con aceite de ricino diariamente durante un mes.
  3. Deje que sus uñas respiren evitando usar laca de uñas cuando menos una vez a la semana o una semana al mes.
  4. Antes de aplicar el barniz, póngase un poco de vinagre. esto limpia perfectamente las uñas y hace que el barniz sea más duradero.
  5. Para fortalecer las uñas débiles, introdúzcalas diariamente cinco minutos en aceite de oliva tibio o vinagre de manzana.
  6. Para quitar manchas o suciedad en las uñas, mezcle agua con un poco de blanqueador y con un hisopo humedecido, frote la superficie de sus uñas.
  7. Para estimular la circulación sanguínea en las uñas, presione diez segundos la base de cada uña, donde está la «lunita». Repita 2 o 3 veces.
  8. Use siempre guantes para realizar sus tareas domésticas, sobre todo cuando sus manos vayan a estar en contacto con detergentes, blanqueadores y otras sustancias.
  9. Tenga un frasco de crema suavizante junto a su fregadero y otro junto a su lavamanos. Recuerde aplicarlo en las manos, incluyendo las uñas, cada vez que se las moje.
  10. En lo posible, no exponga sus manos al viento, al sol y al frío.